Maravillas del crepúsculo (Letras Nórdicas nº 22) por Sjón

Maravillas del crepúsculo (Letras Nórdicas nº 22) por Sjón

Titulo del libro : Maravillas del crepúsculo (Letras Nórdicas nº 22)
Fecha de lanzamiento : November 10, 2013
Autor : Sjón
Número de páginas : 216
Editor : Nórdica Libros

Descargue o lea el libro de Maravillas del crepúsculo (Letras Nórdicas nº 22) de Sjón en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Sjón con Maravillas del crepúsculo (Letras Nórdicas nº 22)

Tras la buena acogida de El zorro ártico (Premio de Literatura del Consejo Nórdico), publicamos la última novela del escritor islandés Sjón.

Corre el año 1635, la tierra sigue estando en el centro del universo, los cuernos de unicornio son un cotizado artículo de lujo y las piedras se usan para curar enfermedades. El escritor y escultor Jónas Pálmason el Erudito, es condenado por propagar la magia y desterrado a la isla de Björn el del Oro.

La novela se construye sobre la vida y las ideas de aquel islandés autodidacta al que se puede considerar la encarnación del siglo XVII. Sjón narra, entre otras muchas cosas, las consecuencias más lamentables de la Reforma Protestante, el heroico exorcismo de un fantasma en la comarca de Snjáfallaströnd, el culto secreto a la Virgen María, y el asesinato de unos balleneros vascos que naufragaron en los fiordos occidentales y, después de vivir un tiempo en la zona, fueron asesinados sin que se sepa bien la causa exacta. Fue la matanza más grande que tuvo lugar en Islandia desde la Edad Media hasta hoy mismo.

En su islote, Jónas rememora su vida y el lector lo acompaña en las tormentas del corazón y la mente durante los tiempos de las maravillas del crepúsculo.

«Maravillas del crepúsculo es una lectura deliciosa, accesible a todos los lectores. El relato es emocionante y universal, solamente el dolor del trasero por pasar tanto rato sentado logrará hacerte levantar. ¡Feliz diversión!»
Sigurður Hróarsson, Fréttablaðið